lunes, 1 de febrero de 2016

CUANDO EL CRONISTA PERDIÓ LA CRÓNICA


POR CELSO GARZA GUAJARDO


Primero perdí el tiempo… Al paso de un día, en otro día, en otro día…sin darme cuenta que el día de hoy no es el de ayer. El jueves se comió al viernes y éste al fin de semana…luego, ya no había tiempo…quedé sin tiempo.

Como cronista no puedo escribir la crónica…perdí el tiempo en otras cosas y cometí así el yerro mayor de todo cronista: perder el tiempo y no guardarlo en crónicas.

Sucede que los recuerdos se nos desordenaron, más se me deshilacharon como un trapo viejo que ya nada detiene…pensaba escribir sobre la tienda de don Luis González y cuando fui a verla, la esquina estaba modificada por completo...luego busqué a los taxistas de la plaza y nunca llegaron…después quise encontrar a don Pancho Durán y sólo vi su sombra por la calle Zaragoza…me acordé de don Juanito el indio y se me desvaneció en las décadas…pensé luego en aquel viejo dirigente sindical don David Rodríguez y no puede atar nada; después quise escribir sobre don Eulogio Reyes pero la carga de materiales era mucha y lo dejé para más tarde…viajé por la calles del viejo pueblo y las encontré tan cambiadas que ya no las reconozco.

En fin, terminé cansado y de un día pasó a otro día…el impresor no espera, por eso hoy te entrego una crónica perdida y toda una súplica de perdones con la promesa de tratar de encontrar el tiempo y remendar los viejos recuerdos. Ojalá y no se me vuelvan a deshilachar.


Fuente: Garza Guajardo, Celso (2008). Retrato Hablado de un Cronista. UANL

lunes, 24 de agosto de 2015

Archivo General del Estado de Nuevo Léon / Archivo Histórico de Nuevo León







UBICACION

Parque Fundidora.  Edificio de Oficinas Generales (atrás de Cintermex).
Ave. Fundidora y Adolfo Prieto s/n. Col. Obrera. Monterrey, N.L C.P. 64010
Teléfono: 2020 9850
Horario se servicio: Lunes a Viernes de 8:00 a 15:00 hrs

HISTORIA Y MISION INSTITUCIONAL

El Archivo Histórico de Nuevo León se única en el edificio de las Antiguas Oficinas Generales del Parque Fundidora, sede que fue inaugurada el 14 de septiembre de 2009.
Forma parte del Archivo General del Estado de Nuevo León cuya misión es conservar, organizar, resguardar y difundir la documentación histórica generada por el gobierno de Nuevo León desde 1797 hasta los años ochenta del siglo XX. En el Archivo Histórico de Nuevo León se resguardan aproximadamente 6 millones de documentos históricos.
La documentación más reciente se alberga en la Coordinación de Archivos Administrativos, localizado en Juan Ignacio Ramón No. 601 Ote. Zona Centro en Monterrey, N.L.

PRINCIPALES FONDOS DOCUMENTALES

1.      Memorias de Gobierno de Nuevo León ( 1825 -2010)
2.      Periódico Oficial del Estado de Nuevo León ( 1826-2010)
3.      Diario Oficial de la Federación (1867-2010)
4.      Protocolos Notariales (1844-1980)
5.      Fondos Militares (1797-1950)
6.      Archivo Santiago Vidaurri (1855-1864)
7.      Archivo José Rafael de Iriarte (1810-1811)
8.      Correspondencia de Alcaldes (1825-1940)
9.      Estadística de Municipios (1825-1940)
10.   Tribunal Superior de Justicia (1826-1920)
11.   Fondo Congreso del Estado (1826-1900)

SERVICIOS

I.- Se ofrecen los siguientes servicios de consulta:
Documentos históricos
Material bibliográfico
Periódico Oficial del Estado de Nuevo León
Diario Oficial de la Federación

II.- Se ofrecen los siguientes servicios:
Consultoría archivística
Fotocopiado de libros y documentos
Expedición de copias certificadas del material contenido en los acervos.
Exposiciones documentales sobres procesos históricos relevantes.
Servicio de visitas guiadas a la institución.

BIBLIOTECA “RICARDO COVARRUBIAS”

En el Archivo Histórico se localiza la Biblioteca “Ricardo Covarrubias”, especializadas en historia del noreste de México (Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas)

Cuenta con 10 mil volúmenes y un catálogo electrónico disponible para su consulta en la siguiente dirección electrónica:


También se cuenta con un taller de restauración documental para dar mantenimiento preventivo a los libros y documentos más antiguos que aquí se resguardan.


Fuente: Archivo General del Estado de Nuevo Léon / Archivo Histórico de Nuevo León


domingo, 22 de marzo de 2015

Cestería, primeros pobladores de Nuevo León

Ejemplos de cestería elaborada por los primeros pobladores del actual territorio nuevoleonés . Se encuentran en el Museo Regional de Nuevo León.




miércoles, 25 de febrero de 2015

"Alquimia" - Alfonso Junco




PERDER tiempo es perder vida. Es un suicidio parcial que se consuma poco a poco. 

Defiende tu vida: sostenla integra y fecunda.

El tiempo es un extraño ladrón. Se lleva y roba nuestros momentos cuando ellos son ociosos y vanos : vale decir, nos roba nuestra miseria, y nos deja miserables. Pero si en nuestros minutos ponemos toda la riqueza espiritual de nuestro esfuerzo, la riqueza es nuestra, y el tiempo no se la puede llevar:  él se va y nos deja opulentos.

Sujeta, pues, y haz tuyo el instante que pasa, llenándolo de bondad, de estudio, de ensueño. Y que tu dulce abnegación por el bien de los otros, tu vigoroso ahínco por la propia perfección, tu caminar perenne por los mundos de la belleza, vayan siempre bajo una luz del cielo y tiemblen con una íntima palpitación de amor divino.

Así harás una alquimia inaudita: sacar eternidad del instante fugaz.

Alfonso Junco

Febrero 1918



Fuente: “”El Alma Estrella Posesión” – Alfonso Junco

martes, 30 de diciembre de 2014

Decreto de erección de Colombia, Nuevo León ( 16 de diciembre de 1892)




BERNARDO REYES. Gobernador Constitucional del Estado Libre y Soberano de Nuevo León, a todos sus habitantes hago saber, que el H. Congreso del mismo, ha decretado lo que sigue:

NUM.52

El XXVI Congreso Constitucional del Estado, representando al pueblo de Nuevo Léon, decreta:

Art. 1° .- Se autoriza al Ejecutivo del Estado:
I.- Para que promueva lo necesario para la fundación de una Villa en el fundo de la “Pita” frente al Río Bravo, asignándole por jurisdicción el mismo fundo.
II.- Para hacer los gastos que crea indispensables al objeto dicho.
III.- Para que cuando estén reunidos los elementos de población que el caso requiere, decrete la erección de la villa, dándole el nombre de COLOMBIA, pudiendo dispensar del pago de contribuciones a sus habitantes hasta por un año.
IV.- Para nombrar a las autoridades en la Villa que se erija, interín llega la época de verificarse las elecciones correspondientes.

Art.2°.- El ejecutivo dará cuenta a esta Cámara del uso que este haga de las facultades que se le confieren en el artículo anterior.

Lo tendrá entendido el C. Gobernador, mandándolo imprimir, publicar y circular a quienes corresponda.

Dado en el Salón de sesiones del H.Congreso, en Monterrey, á los diez y seis días del mes de Diciembre de mil ochocientos noventa y dos.- F. Garza Flores, Diputado presidente.- Aurelio Lartigue, Diputado secretario.- Carlos Berardi, Diputado secretario.

Por tanto mando se imprima, publique circule y se le dé el debido cumplimiento.

Monterrey, Diciembre 16 de 1892.

B.Reyes                               Ramón G. Chávarri
                                                  secretario.


sábado, 13 de diciembre de 2014

Hospital, Clínica y Maternidad Conchita





El Hospital, Clínica y Maternidad Conchita, hoy Hospital General Conchita de Grupo CHRISTUS MUGUERZA nace el 8 de diciembre de 1938 (día de la Purísima Concepción), inicialmente como casa cuna,  poco después como maternidad.

Fue fundado por Doña Rosario Garza Sada y su esposo Don Adolfo Zambrano y lleva este nombre en memoria de su hija adoptiva, María Concepción "Conchita", quien falleció a los meses de nacida (1937) e inspiró al matrimonio Zambrano Sada a fundar dicha institución.

Fue así como inicio su gran labor en lo que era el Hospital o Sanatorio San Salvador en Santos Degollado y 15 de mayo, con el fin de brindar cuidado y atención a niños y niñas abandonados por sus padres y apoyar a madres de escasos recursos.  

Doña Rosario Garza Sada




Bibliografía:

"Monterrey 400, una historia de progreso. Vol.2." Suplemento mensual especial de El Norte.
http://www.casacunaconchita.com/
"Don Isaac Garza" - Edgardo Reyes Salcido, 

jueves, 20 de noviembre de 2014

Carta de un Revolucionario




Señora Elena Guerra de Garza
Cañon de Bustamante, Julio 1° . de 1913.
Salinas Victoria, Nuevo León.

Mi inolvidable y querida esposa:

Estuve a un tiro de fusil de nuestra casa ¡Cómo me pudo, Elenita, no haber podido entrar al pueblo! Traía un regalito para Ustedes el que hoy te mando con don Pilar Treviño y Alejandro Gómez. Lo que hacen esos hombres nadie podrá hacerlos mejor, revueltos con los pelones y no se les nota, qué bien nos sirven! Doña Angelita Treviño de Chapa le manda café y tabaco al Coronel Don Pedro Chapa, que nada le falta con esa gran señora.

Traje de Monclova unas nueces tan suavecitas, para que de las des a mis muchachos, me compré ropa también; fíjate que andaba enseñando mis carnes, el encuarte del pantalón lo traía amarrado con pitas.

El día que peleamos en Salinas, detuvimos el tren en donde resultó herida una pobre señora madre de dos criaturas, dijo antes de morir que era sola, yo les lleve tortillas y leche a los niños y se me echaron al cuello y no me los pude despegar.Los traje tres días y no hallaba qué hacer con ellos, hice travesía por los viejos atajos de los comanches hasta llegar a Lampazos de Naranjo. En ese pueblo hay muchos capitales por las minas que hubo en otros tiempos; hay hombres muy ricos. No pude entrar al pueblo, está la gente del General Guillermo Rubio Navarrete, llegué con mucho esfuerzo hasta la Hacienda de Armadillo y allí dejé a los niños. Son un hombrecito y una muchachita, me decía papá ¿Qué les puede faltar a esas criaturas con don Enrique Zuazua? Es un hombre muy bueno y con mucho dinero. Dios permita que se críen bien, ya que su madre fue una víctima más por la traición que hicieron al presidente Madero estos canallas.

A Monclova llevamos unos caballos finos que va a utilizar el señor Carranza en un largo viaje sale para Sonora en estos días acompañado de su Estado Mayor.

El Primer Jefe se mostraba muy interesado en saberlo todo, nos hizo muchas preguntas al ver que todos sabemos leer y escribir; nos preguntó que quienes habían sido nuestros maestros en Salinas y recordamos a los Profesores Enrique d. Mena, José Alvarado y don Leonardo García Quiroga.

A mí me preguntó que si me agradaba la carrera de las armas, yo le contesté; A mí quítenme la carabina. La tomé mientras derrotábamos al usurpador; después, vuelo a mi laborcita y a mis cabras.
Don Venustiano dijo que estaba muy contento con nosotros, que la causa que abrazamos nos llevará al triunfo si logramos ver salir del país a los hombres que trastornaron el orden constitucional.

Román Luna contestó, pero ya ves lo que es, nomás habló y se soltaron riendo todos los presentes echándolo a broma, porque en vez de decir “federales” decía “borregos”.

Saludos a toda la familia. Reciban tú y mis hijos el más puro cariño.


CARLOS GARZA




Fuente: "La Revolución en el Norte" - Consuelo Peña de Villarreal Elizondo (1968)

viernes, 31 de octubre de 2014

LEYENDA : ¡SE LO TRAGO LA TIERRA!

  
  En una pobre casita, situada en las afueras de Linares, vivía una mujer viuda con su hijo, un joven sin oficio ni beneficio muy aficionado a la bebida. La pobre madre, estaba desesperada.

No sabía como impedir que su hijo acudiera a las cantinas y que en cambio hiciera algo provechoso. Todo el dinero que ganaba planchando y lavando ajeno se lo acababa el hijo en su vicio.

Y no solamente se concretaba su hijo a exigir dinero, sino que cuando no se lo daba la golpeaba y la obligaba a buscarlo donde pudiera.

Un viernes santo, en que, como siempre, el vicioso y pervertido joven, pedía dinero a su madre, ésta le suplicaba que por ser viernes santo no fuera a la cantina, sino a la iglesia.

El contestaba de mala manera y con imprecaciones le exigía.

Resistiéndose su madre a dárselo por creer que sería una ofensa a Dios , ir a la cantina en lugar de ir a la iglesia, el muchacho se enfureció y tomándola de los cabellos la arrastró, sacándola de su casa llevándola por la calle.

Cuando pasaba por un solar y en un momento en que había dejado a su madre tirada en el suelo, inesperadamente se abrió la tierra desapareciendo el depravado hijo ante los ojos de la entristecida y dolorida mujer y de los vecinos curiosos que acudieron al lugar.


Todos comentaban aterrorizados ¡Se lo tragó la tierra!


Fuente:Leyendas de Nuevo León , Mtra. Lilia E. Villanueva de Cavazos

Leyenda: Romualdo El Enamorado




No había en Guadalupe ( Nuevo León), allá por la década de 1870, quien tuviera fama de más enamorado, pendenciero y mujeriego , que Romualdo de León.

Era habilísimo jinete; lucía pantalón ajustado, chaqueta de gamuza con botonadura de plata y sombrero galoneado.

En las coleaderas era quien más toros tumbaba o el que jamás era derribado cuando jineteaba las potrancas más cerreras.

Cuando las muchachas daban vueltas en la plaza, en los días de serenata o en la feria, tenía Romualdo el piropo y la galantería a flor de labio. No había baile al que no concurriera, ni dama que no codiciara ser “nombrada” por él.

Y no sólo a los bailes del pueblo asistió, sino también a los de los ranchos, haciendas y lugares de la comarca.

Una madrugada, volvía a uno de estos bailes lejanos. Su caballo trotaba por el sendero solitario. De pronto, en un recodo, vio que caminaba una mujer. La noche era espléndida y con la claridad de la luna llena, pudo advertir su escultural figura.

¿A dónde vas, linda, te llevo en ancas? Le dijo, sin obtener respuesta ni que detuviera sus pasos. Y cuando el piropo y la invitación por enésima vez, vio que la bella silueta se levantó varios palmos del suelo, y, bajo la falda, vio con terror dos piernas descarnadas; y al tenerla más cerca de sí, Romualdo se desvaneció al ver que el rostro era una horrible calavera.

..El caballo conocía el camino y con Romualdo desmayado, atravezado en la montura, llegó a su casa, donde, al recuperar el conocimiento, relató lo sucedido.




Fuente: Leyendas de Nuevo León, Mtra. Lilia Villanueva de Cavazos

jueves, 30 de octubre de 2014

VISITACIÓN


 -Soy la Muerte-me dijo. No sabía
que tan estrechamente me cercara,
al punto de volcarme por la cara
su turbadora vaharada fría.

Ya no intento eludir su compañía:
mis pasos sigue, transparente y clara
y desde entonces no me desampara
ni me deja de noche ni de día.

-¡Y pensar –confesé-, que de mil modos
quise disimularte con apodos,
entre miedos y errores confundida!

“Más tienes de caricia que de pena”.
Eras alivio y te llamé cadena.
Eras la muerte y te llamé la vida.

ALFONSO REYES